Teuta, Angélica

Teutaangelica

Reloj Mellizo. Un reloj mecánico y otro de pila, 14 x13 x 25 cm. Parte de la serie Un reloj no mide el tiempo, solo se mide a sí mismo, 2009-2013. Cortesía de la artista.

 

ANGÉLICA TEUTA (Colombia, 1985)

 

Es maestra en artes plásticas de la Universidad Nacional de Colombia y actualmente hace una maestría en Artes Visuales en Columbia University en Nueva York patrocinada por la Beca del Banco de la República, Jóvenes Talentos, año 2013. Ha expuesto individualmente en Oslo Noruega, Toronto, Canadá, San José de Costa Rica, Bogotá y Cali Colombia, así como en exposi­ciones colectivas en Indonesia, Turquía, Canadá, Estados Unidos, Perú, Chile, México, Venezuela, Argentina y Brasil. Su trabajo artístico reflexiona sobre nociones como el tiempo, la realidad, el juego, y la visualidad con instalaciones que proponen ambientes perceptuales y objetos construidos a partir del uso de tecnologías primitivas y el reci­claje de objetos e información.

 

Entrevistadora:  Florencia Malbrán

 

FM: Angélica, ¿podrías explicarme el título del proyecto que exhibirás en el Salón, Un reloj no mide el tiempo, solo se mide a sí mismo? ¿Podrías describir el proyecto?

 

AT: El único referente objetivo de un reloj es otro reloj y esto es igual a decir que el tiempo no es más que una ilusión. El título del proyecto proviene de un dialogo que escuche en la película The man from earth del director Richard Schenkman. Desde el colegio hemos escuchado todo tipo de premisas acerca de la paradoja del tiempo, y aunque lo sabemos, seguimos atados a simples fragmentos horarios.

Es así como someto el objeto reloj a una serie de experimentos y juegos donde subvierto, deslegitimo e intervengo la maquinaria y su tablero. Me valgo de juegos entre pares, espejos, cámaras oscuras y formulas matemáticas. Comenzando desde 2009 y a la fecha llevo 13 ejercicios formales y con posibilidades de realizar más.

 

FM: ¿Te interesa desbaratar la idea de que podemos medir, fijar y controlar el tiempo y, por extensión, controlar la realidad?

 

AT: Me interesa aquello que replantee la idea de lo real, que cuestione las convenciones y las percepciones. En mi trabajo en general me inclino más por lo espacial y lo arquitectónico, el público interactúa con mis instalaciones y trabajo con imágenes simbólicas o arquetípicas que despiertan algún tipo de emoción.

Este proyecto lo considero como un hermano de mis instalaciones. Si trabajo con espacio era casi obligatorio trabajar con tiempo.

Somos conscientes del tiempo cronológico, pero muy pocas veces pensamos en otros tiempos como lo son el cósmico, el biológico o el psicológico. A esto incluyo premisas como las de Einstein y Poincaré donde no hay tiempo sino tiempos, sincronicidad, coordinación y relatividad. Y si vamos mas allá, y aun no puedo decir que domino el tema, existe el tiempo negativo, no perceptible en un macrocosmos.

 

FM: ¿Cuál es la influencia de Untitled (Perfect lovers) (1991), la histórica obra de Félix González Torres, sobre tus 13 pares de relojes?

 

AT: Realmente la obra de Félix González-Torres es la inspiración para solo una de las 13 piezas llamada “El olvido de los amantes”. El proyecto me llevo a buscar artistas que hayan trabajado previamente con el objeto reloj, encontrándome con la reciente obra de Christian Marclay, The Clock (2010); la obra de Albin Karlsson, Mirror digital clock (2007); algunas instalaciones alusivas al tiempo de Darren Almond y uno de los One Year Performance de Tehching Hsieh .

González-Torres pone dos relojes como una pareja que anda en sincronía, un performance maquinario donde poco a poco uno de ellos se empezara a quedar porque por más perfecto que sea este mecanismo, en algún momento empiezan a atrasarse hasta perder su ritmo y morir.

En mi respuesta, pensé en un desamor. Yo quería olvidar esa idea de los amantes perfectos y anteriormente había leído sobre el Leteo, donde se describen los procesos que se usan para olvidar, tachar y borrar dentro de la escritura. Así los amantes se separan por un olvido radical y abrupto, una acción consciente y tajante.

 

Lugar de exposición: Edificio Antioquia. Sede Alterna Universidad de Antioquia