Posada, Libia

Libiaposada

Hierbas de sal y tierra o Estudios para cartografía distópica, 2013. Fotografía. Cortesía de la artista.

 

LIBIA POSADA (Colombia, 1959)

 

Estudió medicina y artes plásticas en la Universidad de Antioquia. Entre sus exposiciones indivi­duales están Materia gris o la imposibilidad de la razón, Premio Luis Caballero, Galería Santa Fe, Bogotá (2011); Re–tratos, Museo Nacional de Colombia, Bogotá (2007), y Neurografías, Fundación Gilberto Alzate Avendaño, Bogotá (2006). Entre sus exposiciones colectivas recientes están Fotoespaña. Madrid (2011), Face contact, Iberia Art Center, Pekín, China (2012); Máquinas, Centro de Medios Oi Futuro, Belo Horizonte, Brasil (2011); Skin, The Welcome Trust, Londres, UK (2010), y Peau, Foundation Claude Verdan, Lauzana, Suiza (2012). La artista ha ganado reconocimientos importantes como la postula­ción a las becas de la Cisneros Fontanals Art Foundation (2007); representar a Colombia en la VIII Bienal de la Habana (2003), y el primer premio en el Salón Regional de Artistas, Medellín (2000). Su obra hace parte de colecciones privadas en Chile, Colombia, Francia y EE.UU y en diferentes colecciones de museos en Colombia. Vive y trabaja en Medellín.

 

Entrevistadora:  Mariangela Méndez.

 

MM: Teniendo en cuenta su formación en medicina, ¿puede hablarnos un poco de su relación con las plantas medicinales?

 

LP: Debo aclarar que no soy especialista en medicina botánica. Mis escasos conocimientos hacen parte de una herencia cultural recibida de las mujeres mayores en la familia y de otras personas en mis viajes por el Choco y otras regiones del país cuando estudiaba medicina. Tengo un genuino interés por este tipo de conocimiento, el cual respeto y valoro profundamente.

Me parece absurdo que la medicina institucional no incluya el uso de plantas medicinales dentro de la terapéutica habitual, máxime hoy, cuando la salud dejo de ser un derecho para convertirse en una mercancía administrada por simples comerciantes. Esto obedece a muchos factores como una enorme ignorancia, el menosprecio por nuestra herencia cultural y, sobre todo, los enormes intereses económicos que promueven el uso masivo de productos farmacéuticos.

 

MM: Esta obra parte de una experiencia vital que no estaba planteada inicialmente como un trabajo plástico ¿Cómo fue el proceso para que tomara esta forma?

 

LP: Es fundamental aclarar que este trabajo parte de una residencia como artista, no como médica, para realizar un proyecto de arte en comunidad. Propongo, entonces, vincular ciencia arte y medicina, centrándome en la medicina botánica como una práctica cultural ancestral vigente y fundamental para la sobrevivencia de muchas comunidades con precario acceso a la medicina científica/comercial/institucional. Exploro, además, las relaciones entre saberes científicos y ancestrales en torno a la salud en ese contexto socio-geográfico. Me intereso más en el uso cultural de las hierbas medicinales que en sus usos terapéuticos.

Cuando usted habla de “una experiencia vital” (y el arte para mi es una experiencia vital) quizá se refiera a la residencia en Choco o a la publicación Hierbas de Sal y Tierra o estudios para Cartografía distópica la cual constituye un corto resumen de lo realizado.

Como tal, el libro contiene apartes de varios proyectos interrelacionados, entre otros:

Hierbas de Sal y Tierra o Toma de Hierbas: relativo a la medicina botánica como práctica cultural y las relaciones entre conocimientos ancestrales y científicos.

Cartografías distópicas: mapas sobre diferentes aspectos, que engrosaran el proyecto Cuadernos de Geografía, iniciado en 2002.

Paisajes Distópicos o Distopías: fotografía y video en torno a la imposibilidad de la ciencia médica en ciertas geografías o la salud como utopía.

Es importante puntualizar que en mis proyectos suele haber elementos que funcionan de forma independiente como “obras” —elementos como piezas, palabras o frases— que luego retomo, entrecruzo o recombino en proyectos nuevos.

En este caso, por ejemplo, vuelvo a mapas elaborados en Colombia Pobreza y Colombia División Política para señalar contenidos o ubicar la experiencia.

Sobre la pregunta de cómo esto se vuelve esto estético, procuro en principio pararme en el mundo como un ser total. No me relaciono con la realidad por compartimentos. La disyunción esquizofrénica entre ser médica o artista ha quedado atrás. Tampoco soy una médica que hace arte, soy una artista que tiene entre sus saberes la medicina. Trabajo en una zona de contagio y contaminación.

 

MM: Su obra parte de trabajo con una comunidad del Choco, ¿cómo se transporta a otros contextos es replicable en otras partes?

 

LP: De muchas formas, que no alcanzo mencionar aquí. Para el Salón voy a tener la colaboración de un grupo de mujeres de Medellín con las que he llevado a cabo una experiencia similar en el contexto de los laboratorios 43 SNA.

 

Lugar de exposición: Museo de Antioquia