Bunga, Carlos

Bunga_Carlos

Skin [Piel], 2012. Proyección de diapositivas (ochenta diapositivas a color de 35mm). Dimensiones variables. Cortesía del artista y la galería Christopher Grimes, Santa Mónica, EE.UU. Copyright del artista.

 

CARLOS BUNGA (Portugal, 1976)

 

Tras estudiar Bellas Artes en la Escola Superior de Arte e Design en Caldas da Rainha en Portugal, atrajo la atención inter­nacional con su trabajo en la Bienal de Arte Contemporáneo Manifesta 5 en San Sebastián (2004). Desde entonces ha sido galardonado con la beca para artes visuales de la Fundación Marcelino Botín (2006), y ha tenido exposiciones individuales en Fundaçao Serralves, Porto (2012); en Hammer Museum, Los Ángeles (2011); en el Miami Art Museum (2009) y en el Museo de Arte Contemporáneo de Vigo (2009). Ha participado en expo­siciones colectivas en University Art Museum, Santa Barbara (2012); en Warsaw Museum of Modern Art, Varsovia (2009), y en el Museu d’Arte Contemporani de Barcelona (MACBA) (2009), entre otros. Su obra está en colecciones de instituciones como el Museum of Modern Art de Nueva York; Fundaçao Serralves, Porto Hammer Museum, Los Ángeles; Fundación Cisneros, Caracas, y el Museu d’Art Contemporani de Barcelona (MACBA). Vive y trabaja en Barcelona.

 

Entrevistadora:  Mariangela Méndez.

 

MM: ¿Puede contarnos un poco sobre lo que traerá al 43 SNA?

 

CB: La pieza Skin está relacionada con el modo como veo las superficies de mis pinturas/instalaciones, son la metáfora que siempre he sentido que es la piel en mis instalaciones. Esas paredes tienen una fuerte relación con la materia, lo orgánico, la entropía… Son superficies que intentan tener la misma temperatura que la piel de los seres vivos/orgánicos. Las imágenes son detalles, una mirada aproximada a la superficie.

 

MM: Me gusta de la pieza que al llamarse piel tiene esa característica como animista (que anima), que le da vida, o una suerte de vida a un objeto cualquiera, como tus instalaciones que tú mismo transformas, en una especie de nacer y decaer, que siempre deja una energía latente. Yo creo que Skin se sentirá en casa en el capítulo subtitulado Uno como Otro, donde las comparaciones, las relaciones, las asociaciones entre lo que conocemos o creemos conocer y lo que no, estarán en juego todo el tiempo…

 

CB: Me gusta la idea de que Skin se sienta en casa en ese capitulo… Te envío un texto que A. González escribió sobre la pieza:

Skin (2012) es una sucesión de diapositivas que a modo de narración encadena fragmentos de trabajos anteriores del artista y nos muestra únicamente el detalle, lo casi imperceptible, lo inapreciable como una sucesión de capas pictóricas a modo de piel que muda. Un archivo de capas pictóricas que cubrían muchos de sus efímeros site specific.

La materia, con sus impurezas y accidentes, se nos presenta en una escala micro y es precisamente en este gesto, en este cambio de dimensión, donde la arquitectura desaparece por completo y cede lugar a la pintura para mostrar sus texturas, chorreados, craquelados junto a su particular paleta de colores.

Bunga trabaja por primera vez en esta ocasión con la proyección de diapositivas que como medio casi obsoleto, le permite abordar a su vez, la fragilidad de las propias disciplinas y lo caduco de todas ellas. La fotografía, le sirve como en sus primerísimos trabajos, para volver a otra de sus preocupaciones: el ‘intento de conservación’ (título que reciben una serie de pinturas cubiertas con una urna de metacrilato que realizo en 2008, cubiertas por una urna de metacrilato) que muestra de nuevo la voluntad de preservar la pintura de su propia degradación.

Piel, funciona como doble metáfora. Alude por un lado a lo orgánico de la pintura, a las capas pictóricas sumamente frágiles que cubren sus trabajos, al mismo tiempo que remite a las construcciones arquitectónicas de las cuales estos fragmentos forman parte. La arquitectura es una segunda piel, la capa protectora que nos brinda el espacio habitable donde reproducimos nuestras vidas. Y una vez más el artista nos sitúa en las intersticios entre disciplinas, buscando los puntos de

interacción entre la pintura, la escultura y la arquitectura. En Skin, Bunga devuelve la pintura a la pared, aunque sea solo durante el espacio de tiempo que comprende el paso de una imagen/capa pictórica a otra .

 

Lugar de exposición: Museo de Antioquia