Alzate, Fredy

fotoalzate

De la serie Lugares en fuga, 2011.  Acrílico sobre lona, 195 x 200 cm. Cortesía del artista.

 

FREDY ALZATE (Colombia, 1975)

Es maestro en Artes Plásticas de la Universidad de Antioquia y en el 2006 se graduó con un Magíster en Artes Plásticas y Visuales de la Universidad Nacional de Bogotá. Ha realizado diversas exposicio­nes individuales en Colombia y ha participado en exposiciones colectivas como Artecámara de la Feria de Arte ARTBO, Bogotá (2010); Corte 50 en el Museo de Arte Moderno de Medellín (2009) y el Segundo Salón de Arte Bidimensional, Bogotá (2005). Su obra se encuentra en colecciones nacionales como la del Banco de la República y la de la Fundación Gilberto Alzate Avendaño (Bogotá) y las del Museo de Antioquia y Museo de Arte Moderno (Medellín). Las contradicciones arquitectónicas de las ciudades latinoamericanas y sus dimensiones simbólicas son un tema importante de las instala­ciones y dibujos de Alzate, donde revela las tensiones de las urbes contemporáneas. Vive y trabaja en Medellín.

 

Entrevistador:  Oscar Roldán-Alzate

 

OR: Como muchos, usted comenzó siendo pintor, ahora su trabajo tiene más que ver con la espacialidad. ¿Cómo ha sido este tránsito y que asuntos le interesan hoy?

 

FA: En los últimos anos he dejado de prestarle atención a los aspectos disciplinares y los diferentes medios que he vinculado responden a la idea que detona la propuesta. Desde el año 2004 la pregunta por el objeto y el espacio genero nuevas líneas formales, aunque el dibujo y la pintura siguen siendo importantes en mis procesos y generan puntos de cruce con los planteamientos tridimensionales que me interesa continuar.

Por ejemplo, la narrativa que inscribe el proyecto para el 43 SNA, tuvo una primera instancia pictórica, pero ahora surge la necesidad de aproximar la materia y el espacio; quizás una deriva, pero en todo caso, proyectos que sustentan pensamientos distintos alrededor de la temática representada. Como interés reciente puedo anotar las propuestas desarrolladas para lugar específico; tanto el espacio y sus representaciones, como formas constructivas que usurpo de contextos urbanos o industriales, cobran sentido por las interdependencias establecidas con el lugar en que son emplazadas.

 

OR: Existe una conciencia sensible en sus gráficos, objetos e instalaciones que lo acercan a la arquitectura, ¿podría hablarnos de esta relación?

 

FA: El carácter abierto de las imágenes y construcciones en las instalaciones que he desarrollado tienen como principio especulaciones con el léxico proyectual y arquitectónico. Es una forma de expresar la ciudad y sus representaciones, en un intento de acceder a la experiencia urbana desde complejas estrategias de adaptación al territorio. Estos signos que identifico específicamente en barrios periféricos y marginales, los movilizo para exponer múltiples particularidades que definen las ciudades latinoamericanas y que en suma, nos aproximan a una imagen verdadera de lo que puede ser, en palabras de Efrén Giraldo, la ciudad posmoderna por excelencia, la ciudad del llamado Tercer Mundo: inabarcable, monstruosa, tramposa.

 

OR: La obra que tenemos en el 43 SNA es bastante compleja, y quizá se deba a lo básico del planteamiento. ¿Podría referir las motivaciones y búsquedas que lo llevaron hasta ella?

 

FA: La desilusión y la extrañeza por nuevas geografías reducto de las acciones humanas, son las que inspiraron mi propuesta. Propongo construir una arquitectura mineral para establecer una paradoja que inquiete al espectador, pero abierta a interpretaciones.

 

OR: ¿Cómo lee la narrativa en el arte contemporáneo, como la usa en su obra?

 

FA: Algunas narraciones o contenidos en obras contemporáneas, los identifico como hipertextos que enlazan la mirada o la imaginación del artista, con la experiencia y las interpretaciones del espectador. Pero no se trata solo de entender, también de sentir… no es solo un problema de comunicación, para mi esta mas basada en el carácter expresivo que argumental, aunque sean obras cuya estrategia este determinada por lo documental.

Mi trabajo lo definen traducciones de mi experiencia — principalmente en contextos urbanos— y en algunas ocasiones referencias literarias, citas de la historia del arte o la dimensión

política implícita en algunas representaciones. Pienso que el simulacro y la recreación que planteo en algunas instalaciones propenden por un valor escénico y, sumando el uso de materiales significantes, creo que se configuran narrativas tanto desde los componentes formales, como por las situaciones generadas en los emplazamientos.

 

Lugar de exposición: Museo de Antioquia y Jardín Botánico de Medellín.